miércoles, 25 de junio de 2008

LA MUERTE DE MI ABUELA

Murió mi abuela,
vieja y abandonada,
sin su hija, ni su nieta
a las dos que mas amaba,
no estaba yo,
pobre de mi abuela,
a los pies de cien imagenes calladas,
anhelando dar sus ultimas palabras.
Murió mi abuela,
con ella los años de casada de mi tía
que fiel siempre la cuidaba,
y mi padre que con tristeza la miraba.
Murió mi abuela,
no más pasos lentos por esa gran casa
no más gente falsa que como buitres la buscaban
se acabaron los cuentos de vidas pasadas.
Murió mi abuela,
el pilar de una gran casa
que poco a poco se acababa,
enterró a sus hijos, solo una le faltaba,
a sus nietos, a mi tía Lupe y a un millar de perros,
rencores nunca aceptados y algún recuerdo.
Murió mi abuela,
y me reclaman por que no estuve como estatua a un lado de su cama
en los últimos momentos de un cuerpo con alma
por no visitarla viva, por unas 15 semanas,
por que no platicó conmigo lo que siempre me contaba.
Murió mi abuela,
murió mil veces antes,
murió en las fiestas, murió al tabaco, murió al alcohol,
murió con sus muertos, murió con sus vivos,
se acabo la abuela eterna,
murió conociendo hijos, nietos, bisnietos, y un millón de parientes,
no se llevo nada, ni los anillos que tanto cuido ni el ropero que nunca abrió,
solo un cambio de ropa para gusanos y una piel marchita por los años.
Murió mi abuela
y con ella un poco mi tía, mi padre y yo,
fuimos su familia en los últimos años,
pobre de mi tía;
a quien va a cuidar,
sola, se quedo muy sola,
con un marido que ignoro 25 años por su abuela y ahora no sabe que contarle,
sola, pobre de mi tía.
Mi padre también se quedo sin escusas,
ya no tiene abuela que visitar,
ni por que llegar tarde los fines de semana,
paso 25 años cuidando a su abuela,
tendrá que cuidar de su esposa,
por que su hijo ya no juega en el parque,
y no va a misa los domingos, pobre de mi padre.
Murió mi abuela,
y yo marcado por mis padres por que no quería ir a verla,
y alejado de la gente en esa noche por que no quería ir a verla,
y entré a un lado de su caja,
y no la mire,
por que no quería ir a verla,
pobre de mi abuela,
seguramente se quedo con ganas de que fuera a verla.
Murió mi abuela,
y fueron a verla infinidad de parientes,
la hija amada, la oveja perdida, los rateros, los drogos, las putas,
y le lloraron de frente y algunos parecían morirse de pena,
no me acerque por eso
ellos la necesitaban mas que yo;
fueron los que siempre estaban con ella, un tío, una vecina, dos primos, mi padre y mi tía,
lloraron calladamente y en silencio.
Murió mi abuela,
y nos dolió a todos,
tanto que 6 chistes fueron contados en su velorio,
y contaron historias de sexo en su honor,
hubo quien se riera de si mismos,
y hubo bastante alcohol,
pero con caras largas eso sí.
Murió mi abuela,
y yo callado en mi rincón acompañado,
mirando el espectáculo y dando tumbos de cabeza vencido por el sueño,
recordando otros espectáculos iguales,
alejado de la gente que lloraba amargamente,
mirando un cuerpo sin vida que siempre pidió a gritos
¡ven a verme! ¡escuchame!
y en ese sillón vació que deja,
y en esa cama en donde pasaba noches de insomnio,
durmieron todos los que lloraron,
en ese pasillo largo por donde arrastraba su pie malo,
se apoyaron todos los que lloraron,
y en ese lugar donde rezaba por las tardes por todos ellos,
lloraron todos los que lloraron
donde murió mi abuela, no durmió nadie,
olvidado igual que ella,
que aunque en medio estaba, nadie le dijo: buen viaje,
todos fuimos egoístas tratando de encontrar culpables
Murió mi abuela,
murió mi abuelo, mi ama Bertha, mi apa Genaro, y mi Tía Lupe,
pronto quedara vacía esa casa,
así que también murió esa casa, mi tía Ángela y su marido, mi padre, y mis recuerdos de infancia
¡Que bueno que murió mi abuela!
ya no sufrirá de dolencias en las piernas,
ni se quejara por que no ve bien,
no se preocupara por cien parientes perdidos,
ni por los que ya enterró,
se olvidara de los que no la visitan,
de comer sin hambre, de llorar en fiestas, de recordar historias viejas,
de pasar navidades con los que no quiere pasar,
y de oír canciones tontas en su cumpleaños,
se olvidara de doctores y de medicinas,
y de poder respirar.
Se murió mi abuela y no me dio mi abrazo de cumpleaños,
no me dio su bendición antes de irme a casa,
ni beso mi frente, ni me tomo de las manos,
ni lloro en mi pecho...
No llego a los cien años por que no quiso,
me alegro por ella,
abuelita, este cigarro me lo fumare con lágrimas en mis ojos, en tu nombre,te extrañare bastante
yo se que me perdonas, y que sabes que te quiero, saludame a mi tía Lupe.

thunder 08

3 comentarios:

Carott_Black dijo...

te amo n.n

Anónimo dijo...

holaaa
me encanto este poema tuyo
a mi me paso algo parecido
me gustan mucho tus escritos
ya lei varios me gustan mucho nos vemos


Lore

Anónimo dijo...

Que onda muchacho, solo quisiera decirte que lamento mucho la perdida de tu abuela, tuve la suerte de conocerla y al igual que mangaka creo que es una era una linda persona. Siento no haber estado contigo ese momento, admitamoslo si hubiera visto tu blog antes hubiera sido hasta despues del tiempo en que te inspiraste a escribirlo osea ya despues, asi que te repito lo dicho por el mangaka, si bien nos juntamos para cosas sin importancia con mucha mas razon lo hubieramos hecho por ti, y lo importante no era lo que hicieramos o dijeramos, sino el hecho de estar contigo y acompañarte en ese momento. Espero que pronto superes tu perdida y todo lo que conlleva, y por cualquier cosa cuenta con nosotros.

NUNCA CREAS QUE NO PUEDE SER PEOR

NUNCA CREAS QUE NO PUEDE SER PEOR
jaja suerte...

c derechos reservados//slaika.sa.de rl.